Nature Blogger Network

Nature Blog Network

Thursday, September 20, 2012

DESTINOS: PUERTO CABELLO- POSADA SANTA MARGARITA

"Si juntamos todas las imágenes que nos han hecho felices y las ponemos en una sola, tendremos la utopia de nuestras vidas" LGB 2012


El 16/09 empezó mi año nuevo y con el, un reto auto impuesto nuevo, ENSEÑAR UN MÉTODO PARA DOCUMENTAR CRÓNICAS DE VIAJES CON FOTOGRAFÍAS. El primer destino en este proyecto es Puerto Cabello, en el Estado Carabobo, ubicado en la región costera central al norte de Venezuela. Voy a hacer énfasis en la geografía y la naturaleza con relación al hombre, para que mis queridos lectores, tanto de Venezuela, como de otras latitudes puedan inspirarse en el método que en adelante llamaré CONTEXTO Y OBJETO. Como me resulta imposible separar al hombre y la naturaleza, desde ahora, trataré de ilustrar con imágenes a ambos protagonistas.

Puerto Cabello es el Puerto más importante de Venezuela y lo es desde tiempos coloniales. Su bahía, bien protegida del viento y corrientes marinas se convirtió desde antaño en, "EL LUGAR", donde resguardar embarcaciones y promover el comercio de importación y exportación para esta región del mundo. Cuenta la leyenda, que sus aguas eran tan tranquilas que los buques se podían amarrar con un cabello a los bordes del puerto.

Mi recomendación, para cualquier fotógrafo, que quiera embarcarse en realizar un estudio fotográfico de cualquier tipo, es que conozca bien el objetivo que va a fotografiar. Hoy, con los avances de internet, el trabajo de investigación puede ser tan sencillo o profundo como lo deseen. Como mi objetivo era escribir un artículo para la Revista Exclusiva sobre Puerto Cabello como destino turístico y a la vez, crear un archivo que cubriera la naturaleza del entorno y como vive su gente, empecé por Google Earth y terminé haciendo llamadas telefónicas y conversando, con quienes serían mis anfitriones y guías, los lugareños, que son los más  comprometidos para que el destino prospere, ya que han invertido tiempo y dinero  para hacer vida en el lugar.




La imagen superior es un collage donde el fondo es una imagen satelital proveniente de Google Earth, sobre la cual, monté varias capas con fotografías realizadas en Puerto Cabello y su entorno, utilizando Photoshop, para ilustrar la variedad de objetivos fotográficos que el destino tiene. Como pueden ver, el reto es fotografiar un destino Caribeño, islas coralinas, un pequeño casco colonial, selvas, playas continentales con sus respectivas poblaciones y los fortines que se levantaron durante la época colonial, con el fin de resguardar, a la población de los ataques de piratas y corsarios. Así, que al escoger los equipos fotográficos para llevar, éstos deberían ser capaces de permitir a sus usuarios documentar, tanto paisajes como detalles, cosa que hoy día se pueden cubrir con dos zoom:  Los populares de gran angular a a tele corto como un 18-135 mm y un zoom tele de 70-300. Como la localidad dispone de energía eléctrica las computadoras portátiles y un disco duro externo se pueden llevar para el procesamiento de los archivos después de un día de trabajo.

La ubicación de nuestra base de operaciones fue la Posada Santa Margarita, que se encuentra en la Calle Bolívar del Casco Colonial, esto era clave para determinar los horarios de fotografía según la posición del sol. Por ejemplo, para obtener las fachadas de las posadas con luz, hay que esperar hasta casi las 10:00 am, cuando el sol ilumina desde el suelo hasta los techos de las mismas. La Calle Bolívar, donde se encuentran las casas, que sirven de posadas, es iluminada en forma caprichosa y para lograr una imagen sin altos contrastes hay que esperar el momento apropiado. Por lo general la mejor luz para exteriores es entre las 05:30 y 10:00 y las 16:00 y 18:30. Así que si van a trabajar para obtener un archivo bien completo, lo ideal es dejar que el horario entre las 10:00 y las 16:00 sea para fotografiar interiores, realizar entrevistas, y trasladarse de un destino fotográfico a otro. Aún cuando esto no es obligatorio, es bueno tenerlo en mente antes de realizar una producción fotográfica.


Una vez más, les enseño la cantidad de objetivos fotográficos que existen en el Casco Colonial de Puerto Cabello, donde el fotógrafo puede programar su trabajo, según y como, se ubique la luz sobre área de trabajo en la zona. Planificar adecuadamente las sesiones, es importante al momento de querer lograr imágenes sin autos en la vía, y prepararse para trabajar durante las horas, donde la luz coincida, con las horas bajas de las actividades de la población, sobre todo, si quieren lograr imágenes con poca actividad humana en las calles.

CALLE LOS LANCEROS



Esta icónica calle debe su nombre a los hombres que acompañaron, en la gesta independista, a José Antonio Páez el 1823, cuando la Corona Española pierde su último bastión, ante las fuerzas libertadoras patriotas y se sella la independencia de Venezuela.

Esta calle se ha convertido en un símbolo para Puerto Cabello y el puente que unía  a las antiguas casas de la familia Herrera, quienes manejaban una tabacalera, y se encuentran ubicadas sobre El Paseo Malecón y la Calle Bolivar es una imagen profundamente instalada en todos los que conocen a la ciudad porteña. Para documentar adecuadamente el destino, es recomendable dedicarle sesiones a diferentes horas del día, a manera de captar los cambios diarios que ocurren en el lugar.La fotografía fija en el tiempo lo que se nos presenta frente a nosotros. las interpretaciones de las mismas pueden cambiar, pero el documento es un momento especifico de la localidad.



Repetir las fotos en diferentes horarios le cambia la emotividad a las imágenes, así que es recomendable meter en la agenda de trabajo vistas que nos permitan expresar la vida del lugar que estamos fotografiando.

En muchos casos, las edificaciones del Casco Colonial han cambiado de manos a través de los años. Es lamentable, que durante mucho tiempo el valor histórico fuera depuesto por el valor comercial en toda Venezuela, y así, muchas edificaciones coloniales fueron demolidas y éstas fueron desplazadas por las nuevas, que sin prestar atención a la arquitectura, se erigieron en su lugar rompiendo completamente con el entorno.


Los elementos de CONTEXTO y OBJETO sirven para contar historias. La calle vacía esconde sus secretos. El contexto claramente a la vista es el de las casa coloniales. Sin embargo, un detalle como el TRAGALUZ nos habla de la influencia española. Un tragaluz de forma semicircular representa la presencia vazca y española en la arquitectura. Si se fijan detenidamente, el enrejado tiene forma de sol naciente y para los entendidos de la Orden de Santiago, cada rayo de sol indica una de las rutas de la peregrinación a Santiago de Copostela. La simbología se encuentra en forma casi críptica por toda Venezuela y en muchos lugares del Caribe.

LA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO



Lo atractivo de nuestras raíces no debería pasar al olvido. En Puerto Cabello hay una nueva gestión entre personas del sector privado, quienes pretenden rescatar del olvido sus edificaciones. La importancia de esta acción esta escrita, sin embargo, somos pocos los que sabemos de ellas. Puede parecernos increíble, pero al final de la Calle Los Lanceros, se ve parte de la fachada de la Iglesia Nuestra Señora del Rosario. Es en esta iglesia, que en antaño, pasó de ser un depósito de sal, para convertirse en un templo después del terremoto de 1812, donde José Antonio Páez recibe, de manos de Sebastian de la Calzada, jefe militar Realista, la espada del mismo, como reconocimiento de la derrota de España por las fuerzas patriotas el 1823.

Paradójicamente, cuatro años después, Simón Bolivar entró a la iglesia, se arrodilló y se puso a rezar. Esta fue la última oración que rezara Bolívar en Venezuela antes de partir para Colombia y morir en la casa de San Pedro Alejandrino el 1830.

En el 2005 me tocó fotografiar el Casco Colonial por primera vez. Y fue en la casa de Los Herrera, que hoy ocupa el Museo de la Diversidad, entre la Calle Los Lanceros y la Calle Bolívar, que los últimos minutos de Bolívar se me presentaron en uno de sus cuartos. El artista plástico Javier La Rosa fue el artífice de algo, que sin ser un experto en artes plásticas, me movió el piso. Y las imágenes que realicé ese día son testimonios de lo que les muestro.


Aquí están las esculturas de un moribundo Bolívar en manos del Dr.Reverend. Les adjunto un extracto del testimonio del doctor en los últimos momentos del Libertador: " Me senté en la cabecera, teniendo en mi mano la del Libertador, que ya no hablaba sino de modo confuso. Sus facciones expresaban una perfecta serenidad; ningún dolor o seña de padecimiento se reflejaban sobre su noble rostro. Cuando advertí que ya la respiración se ponía estertorosa, y el pulso trémulo, casi insensible, y que la muerte era inminente, me asomé a la puerta del aposento, y llamando a los generales, edecanes y los demás que componían el séquito de Bolívar:"Señores, exclamé, si queréis presenciar los últimos momentos y el postrer aliento del Libertador, ya es tiempo"


Habiendo estudiado la escena permítanme exponerles, que en el mismo momento que el Libertador expiro, el General Montilla, si poder contener sus lágrimas, exclamó "Ha muerto el sol de Colombia" y desenfundado su espada, corto la cuerda  del péndulo del reloj, que desde entonces, marca la una y siete minutos de la tarde.

En este preciso momento, la imagen pone en perspectiva la visión de Javier, el artista. El escenario presentado por el y su presencia, ponen la imagen  en contexto, que fue un momento muy triste de la vida de Bolívar. No en vano, a muchos porteños les causaba miedo mirar por la ventana y encontrarse con esta escena. Hoy, la casa está cerrada. Las figuras fantasmagóricas que hacían santiguarse a quienes pasaban frente a sus ventanas abiertas, ya no están, pero el testimonio de la fotografía está para los que no pudieron sentir, en carne propia, lo que esta autogestión hizo en su momento. Los lugares existen, lo que cambian son las voluntades de quienes los regentan y la historia se escribe por el interés de cronistas que transitan por los sitios efímeramente. Hoy, el trabajo de los cronistas fotográficos del sector de viajes es de suma importancia.

DE FACHADAS A POSADAS




Se sabe que el costo de mantener una imagen es muy alto y que la esencia es la que nos hace crecer. Esto se aplica a los destinos turísticos donde rescatar, restaurar y ofrecer al público la posibilidad de revivir el pasado, es una realidad. Hablar de las posadas que conozco en el Casco Colonial de Puerto Cabello, se quedaría corto, si no incluyo la realidad, que para llegar a disfrutar de una vivienda del 1600 o de épocas posteriores se requiere un compromiso enorme por parte de quienes se proponen restaurar el pasado.



Para viajeros buscando algo más que un cuarto de hotel, vivir la experiencia de el casco Colonial de Puerto Cabello es algo único. Las tres casas, cuyas fachadas se reúnen en la imagen, pertenecen a Posada Santa Margarita. Las tres casas están unidas por puertas internas y funcionan como un solo aposento. Aquí los viajeros pueden revivir una arquitectura de hace más de 300 años con los servicios de hoy día.


Al pasar por el umbral del zaguán, la verticalidad de las casas llama la atención. En el caso de Santa Margarita, la planta baja, que era el área de servicios de las antiguas casas, cambió para convertirse en área social y de recreación. Los tres pisos de altura tenían su razón de ser. Las altas temperaturas tropicales y la humedad de las costas hacían obligatorio el diseño. Y la reforma que se les hizo a estas casa en ruinas fueron verdaderamente excepcionales.


En la posada Santa Margarita el salón de entrada tiene vista de un lado al otro de la casa, y la vista lleva al visitante a través de toda el área de servicios de la antigua casa.


En La Casa de Leo, el salón esta ubicado a una lado del Zaguán, lo que demuestra un patrón cambiante en la distribución de espacios de estas joyas coloniales. Todas las imágenes fueron realizadas con la luz disponible, en la mañana y utilizando un trípode y disparador remoto. Ambos salones son panorámicas, el de Santa Margarita en horizontal y el de la Casa de Leo en vertical. Las fotos fueron realizadas con el balance de blancos en LUZ DE DÍA, para lograr el calor ambiental que tienen las fotos. El fin es comunicar la emotividad de estar en un lugar, que trata de llevarnos al pasado, y aún cuando, el mobiliario sea algo ecléctico, los que visitamos a las posadas podemos olvidarnos, de lo que es el lobby de un hotel, donde todo es igual de piso a piso, para sentirnos partes de un ayer que no vivimos.



Los comedores de las tres casas que forman parte de la Posada Santa Margarita son un parte del ejemplo de la variedad arquitectónica de las casas que forman parte del Casco Colonial. En la foto de la derecha se pueden apreciar los mosaicos que cubrían los pisos de las casas y como el diseño de los pisos tenía importancia durante la colonia.


Volviendo a contexto y objeto, fotografiar la ventana desde afuera hacia adentro y luego repetir la fotografía en sentido contrario, nos permite hacer sentir lo que ven los peatones y los habitantes de la casa. Ubicar el escritorio cerca de la ventana, supone una práctica común, durante unas fechas, donde alumbrarse para trabajar con luz natural era la única alternativa que existía. Y el uso de grandes ventanas, con lugares para sentarse, son testigos de unas costumbres donde el cortejo entre hombres y mujeres se llevaba de otra manera.



A falta de ascensores buenas son las escaleras. Los habitantes de Puerto Cabello utilizaban el ingenio al construir para que su existencia fuera más vivible en estas costas tropicales de Venezuela. Por eso construían sus viviendas de tres pisos y en las partes más altas ubicaban sus habitaciones y pequeños lugares para la lectura y otros pasatiempos. Subir escalones era un incentivo, ya que el calor en las partes más bajas de las viviendas era insoportable, ya que la brisa marina y el fresco que que esta generaba, no llegaba adecuadamente a la planta baja de las casas. Podemos imaginarnos lo que significaba tener que buscar cualquier cosa en los cuartos, o caminar por estos peldaños de noche a la luz de una vela.



El tercer piso estaba expuesto a la apertura superior de la vivienda, que permitía la entrada de luz al "PATIO CENTRAL".  Los grandes ventanales y portones del piso superior hacían de este sitio el lugar con mayor brisa y el más fresco donde estar. Sin duda, que vivir una experiencia como la de dormir y vivir una aventura en Puerto Cabello debe incluir la estadía en el Casco Colonial. En la siguiente foto verán un ejemplo de habitaciones que incluyen: Baño privado, aire acondicionado, televisión por cable y hasta WIFI para los que no pueden vivir sin su tiempo en internet.




Para la próxima entrega cubriré las Playas, la zona de San Esteban y el Famoso Fortín de Solano.

Hasta la próxima entrega y nos vemos en la pantalla.

Leopoldo García Berrizbeitia

COORDENADAS:

Para publireportajes, archivos fotográficos, promoción de destinos turísticos talleres, prácticas y viajes fotograficos llamar:

Nat-Leo Fotopaseos: 212-624-9019
Cel: 414-246-2007
Email: natleofotopaseo@gmail.com
Facebook: Digital Camera Adventures 
Facebook: Venezuela-Destino Naturaleza



POSADA SANTA MARGARITA
  • Teléfonos:
    (0412) 719.05.98
    (0242) 361.71.13
    (0242) 361.41.12
  • Twitter @postamargarita
  • Dirección: Calle Bolívar, Casa 4-36, sector Casco Histórico, Puerto Cabello, Estado Carabobo, Venezuela. (mapa)

Post a Comment