Nature Blogger Network

Nature Blog Network

Friday, May 17, 2013

DESTINOS: ENTRE LAS MONTAÑAS Y EL MAR ESTÁ SIETEMARES (CASO DE ESTUDIO)



HAGAN CLICK SOBRE LAS FOTOS

INTRODUCCIÓN: En adelante, me he propuesto utilizar las tres Ps de la fotografía para presentarles mis aventuras con cámaras digitales. La razón es que todos los que tenemos cámaras de fotografía usamos las tres Ps (Pre-Producción-Producción-Posproducción) pero no lo hacemos conscientemente, y esto, aún cuando nos parezca irrelevante, no deja de ser importante, ya que las tres Ps nos ayudan a separar una salida fotográfica planificada, de una, en la que todo nos llega al azar y donde el flujo de trabajo no está bajo nuestro control. 


PRE PRODUCCIÓN:

Todos los que viajamos y nos acompañamos con una cámara de fotografía, nos preparamos de forma incosnciente para las tres Ps. Primero nos preparamos para el viaje (pre-producción) tomando en cuenta el tiempo que vamos a estar afuera, los costos del viaje, a donde vamos a ir, donde vamos a dormir y comer, que vamos hacer, como nos vamos a mover durante el viaje y que tipo de transporte vamos a utilizar, en que estación vamos a viajar (Primavera, verano, otoño o invierno) y sin meditarlo mucho, guardamos la cámara en un lugar adecuado y nos vamos de viaje. 

Pero si no revisamos lo atinente a la fotografía y a donde vamos, podemos encontrarnos con situaciones difíciles de resolver. Por ejemplo, que pasa si no hay el mismo voltaje para cargar las baterías, no nos llevamos suficientes memorias, dejamos el cargador, se nos olvida donde vamos a respaldar nuestras imágenes, no estamos conscientes de que vamos a estar en las montañas, ríos, playas y lugares de temperaturas extremas, los lugares que vamos a visitar requieren permisos para hacer fotografias, etc. Cuando esto ocurre, nuestros recuerdos, guardados en imágenes, pueden ser imposibles de conseguir o guardar. 


Cuando el viaje es de placer, el éxito, o falta del mismo, recae y afecta solamente a una persona y a sus amigos y familia, sin embargo, cuando se trata de un trabajo, no podemos tomar el riesgo de no cubrir las metas del mismo. Esto es inaceptable. Así, que si tratamos nuestra fotografía, con el mismo esmero con que lo hace quien vive de ella, estaremos mejor preparados y tendremos mayores beneficios al realizar nuestras tomas. La pre-producción nos ayuda a prepararnos, para disminuir los imponderables al máximo antes de salir hacer fotografía. Lo ideal, a nivel profesional, es realizar una pregira, ya que la misma involucra la mayoría de eventos y escenas con las que vamos a trabajar. Para esto lo mejor es realizar una lista de chequeo y hacerla lo más minuciosamente posible, con el fin de no dejar nada al azar. 


LA INVESTIGACIÓN

Fuí invitado por la empresa Ecoposadas del Mar a visitar su más reciente destino, la posada Sietemares. Ubicar el destino y aprender lo más que se pueda de el, nos permite adelantarnos a ciertas incógnitas que pueden ser decisivas para lograr un buen registro fotográfico de nuestros viajes. Mientras más aprendamos sobre nuestro objeto a fotografiar, más ideas de imágenes nos imaginaremos para cubrirlo.

Sietemares está ubicada en la costa de Venezuela, al este del Estado Vargas, en el centro norte del país. Como pueden apreciar en la foto de abajo, esta parte de la costa Venezolana se caracteriza por una geografía donde las montañas de la Cordillera de la Costa se precipitan dentro del mar. Y la zona de playas se caracteriza, por presentarse en forma de pequeñas bahías o caletas donde quebradas y ríos que bajan de las montañas depositan sus sedimentos en el mar. Es por esto que las playas están dispersas sobre todo el litoral. Así que si vamos a fotografiar las playas del litoral central de Venezuela, hay que hacer viajes subiendo y bajando las montañas para buscar las pocas playas que tiene acceso por carretera o a pie. El acceso por mar no es fácil, ya que las playas pueden ser profundas y el oleaje requiere a un buen navegante para arrimar un bote a la costa. 


Afortunadamente, el acceso a la posada es fácil y se puede realizar con cualquier vehículo automotor. El tiempo entre Caracas y la puerta de entrada a la posada es de 2 horas así que el destino no requiere de una logística de transporte complicada para los que vayan a fotografiarlo. Esto nos resultó muy favorable ya que los traslados suelen ser uno de los elementos en una producción con los que hay que tratar, y en nuestro caso, no era complicado.

PREDICIENDO LA LUZ: 

Planificar nuestras salidas conociendo a grandes rasgos como es la luz del lugar requiere que investiguemos como cambia la misma durante el día.

La posada se encuentra dentro de un valle angosto formado por la Quebrada Cañaveral. Para saber como era su relieve y crear registros visuales del lugar de trabajo, se puede ubicar el destino sobre una fotografía satelital. Alli podemos obtener información sobre los puntos de interés, la vegetación y el relieve del destino. Para estar bien informados, les recomiendo un paseo satelital con Google Earth. No creo que haya herramienta en Internet que ayude más en enseñarnos la geografía local que Google Earth, y además es gratis. La imagen de abajo muestra como una imagen satelital nos puede ayudar para programarnos mentalmente, y prepararnos para los cambios de luz que vamos a encontrar al realizar nuestro trabajo.


Google Earth nos permite ver la geografía en tres dimensiones y si quieren saber, como se va a comportar la luz a grandes rasgos sobre el lugar donde van a trabajar. Con solo accionar el ícono del sol sobre el menu de herramientas, la acción les permitirá ver los cambios de luz en el día.


Abajo verán la serie que realicé, para programar mi horario de trabajo fotográfico, según la luz que caía sobre el valle de Sietemares. Aún cuando esto puede variar según las estaciones o el relieve, me quedó claro como programar mi horario de fotografía en esta sección de la costa Venezolana. Las imágenes de abajo son capturas de patalla y estan vistas de norte a sur, donde el sol sale a la izquierda de las imágenes y se pone a la derecha. Realice una serie de capturas a difrenetes  intervalos, y se hizo evidente, que entre las 08:00 y las 16:00, el valle tendría luz todo el tiempo y las horas justo antes o después habrían sombras con las que debería de tratar. Pero todo es muy bonito en teoría y la naturaleza puede tenernos sorpresas y el clima es un elemento con el cual todos debemos lidiar.



EL CLIMA Y LA LUZ
Aún cuando el cambio climático sigue siendo un tema controversial, la temporada de lluvias en Venezuela se ha visto afectada por el régimen climático, y eso, no solo cambia la calidad, forma y cantidad de luz de cuaquier lugar , sino que obliga a prever un sin fin de cosas para hacer el trabajo fotográfico. 

Durante los días antes y durante la fecha programada para el trabajo, una fuerte tormenta tropical cubría el centro norte del país. Para saber su magnitud y extensión use una imagen satelital del Loop de Puerto Rico de la NOAA (National Oceanographic and Admospheric Administration) ya que sus satélites cubren este sector del Atlántico Norte donde esta ubicada toda la región caribeña. 

Hacer fotografías para documentar un destino playa en el Caribe, obliga a asegurar cielos azules. Como solo contabamos, con día y medio para hacer el trabajo el clima añadió una presión mas al trabajo. 


En la imagen satelital se puede apreciar que toda Venezuela estaba bajo un régimen de lluvias y que en el centro del país, la precipitación era muy fuerte. La dimensión de la tormenta cubría toda la costa central, pero la dirección de la misma nos favoreció, ya que el viento la desplazaba hacia el noreste y por eso, las nubes chocaban con la Serranía del Interior y la Cordillera de la Costa abriendo espacios con cielos azules durante algunas horas del día. Esta situación nos dió un día completo con cielos azules y bellos cirros en toda la costa central que nos permitió lograr nuestros objetivos.

EL ENTORNO Y EL CONCEPTO

El entorno al que Sietemares pertenece, esta desarrollándose bajo un concepto que se llama LA COSTA VERDE. Este idea de desarrollo se materializó en la Península de Paria, al este de Venezuela, con las posadas Playa Medina y Puipuy. Ambos destinos turísticos consolidaron un proyecto de integración entre el verde de las montañas y las playas caribeñas. Fue allí donde sus promotores entendieron, que el término sustentabilidad debía integrar la naturaleza, cultura, población y el turismo bajo una actividad, que consolidara, todo bajo una misma filosofía de desarrrollo. El reto, para el fotógrafo documentalista, es mostrar trabajos finales, aún cuando sabe, que son los procesos y las acciones los que guardan la verdadera historia.


Del proceso de gestión del concepto de La Costa Verde, solo se puede ilustrar los resultados. Así que tenemos parte de una historia en plena gestión y debemos poner, en imágenes y palabras, el deber ser de sus creadores. El proyecto viene de una gestión visionaria que tiene más de cincuenta años de historia y apenas se deja ver, tras las más sencillas evidencias mientras se camina el lugar. Hay que estar muy pendientes de los detalles que sirvan para enriquecer nuestra historia. La temporalidad de una gestión se puede resaltar con tan solo una imagen.


Cuando las imágenes se hacen evidentes,  de tal manera, que nos hacen pararnos en el sitio, podemos decir que hemos dado con el punto de enfoque. Ese que sirve para explicar visualmente, un concepto que puede ser abstracto para algunas personas.


El vínculo entre la montaña y el mar es el asunto a tratar. Las imágenes deben unir el contexto y los objetos, para que todo lo que nos muestra esa unión entre tierra, selva y mar se junten en un solo lugar. Por eso la desembocadura de la quebrada, que es el lugar donde el valle termina para que empiece el mar es una buena elección para realizar una panorámica que sirva de referencia. Sin embargo, la imagen debe decirlo todo y las palabras solo son un aderezo.


Como se trata de publicar sobre un destino turístico, hay que ver todo. Captar los exteriores es importante, pero los interiores pueden hacer la diferencia entre hacerse de clientes o no disponer de ellos. Todos los que viajamos queremos estar seguros en donde vamos a dormir y guardar nuestros objetos personales. Gran parte de la decisión de donde pasar nuestro tiempo libre, se basa en el lugar de descanso, "El Refugio" y esto es una parte muy importante al elegir un lugar a donde viajar.

Habitaciones limpias, impecables y con vistas bellas son un objetivo a fotografiar, con el fin, de transferir confianza a los futuros clientes. Así que cuando trabajamos como columnistas y fotógrafos de viajes debemos documentar el entorno y la infraestructura con la misma dedicación. Sietemares hizo fácil el trabajo. No se requirió iluminación artificial ya que las ventanas y terrazas con ubicación norte dotaban a las habitaciones con una luz natural maravillosa y el trabajo fue rápido y efectivo.


Los exteriores muestran los sitios donde los clientes va a pasar el tiempo y al resaltar el diseño con fotografías, se cumple con el trabajo de contestar una pregunta que constantemente vive en todos los viajeros ¿Que se puede hacer en el lugar?


Unir las montañas con el mar a travéz de imágenes ayuda a instalar el concepto de Costa Verde y establecer la conección entre los ecosistemas terrestres y marinos que se logra en Sietemares. Hay que crear imágenes que generen emociones positivas en a audiencia y esto es clave para nuestro trabajo.


La piscina sin fin realiza el enlace de forma impecable.


Finalmente el comedor evoca un destino caribeño donde el gusto y el diseño se acompasan orgánicamente. Así hemos completado un archivo de un día en la posada, pero hay más.

CUANDO EL SOL SE PONE SOBRE EL
HORIZONTE:


Una vez el sol se pone bajo el horizonte la luz cambia, pero la iluminación de la infraestructura mantiene el ambiente reinante de Sietemares, que a pesar de perderse en la oscuridad, el concepto se mantiene.


Durante la noche el uso de la fotografía de larga exposición logra mantener ese sentimiento de atención a los detalles que se siente en la posada.


Utilizar la luz natural y largas exposiciones le hicieron justicia al lugar y la relación entre los elementos agua y tierra se mantuvo durante todo el trabajo.


Hasta los clientes nos dieron permiso para incluirlos en las imágenes, dándole vida a la foto al incluir el factor humano al entorno. Esta es una muestra que solicitar permiso para fotografiar a extraños es una cortesia que tiene beneficios. 


La noche invita al descanso y cerramos el trabajo sobre Sietemares
en un poco mas de día y medio de producción fotográfica. 

CONCLUSIÓN

La fotografia que sale de nuestra pasión nos da amplitud al momento de generar imágenes. Pero cuando lo que realizamos es un trabajo fotográfico, para terceros, debemos hacer las imágenes que evoquen las emociones de la audiencia a la que está dirigida la publicación. Por eso, el compromiso obliga y no siempre podemos incluir imágenes que nos gustan para los trabajos solicitados. Los días nublados para publicaciones de destinos playas pueden no ser los más adecuados. Así que, en este caso, donde la misión era realizar un archivo para un artículo sobre un destino turístico caribeño, justo en un momento, en que el clima no prometia ser el mas promisorio, debíamos esforzarnos en cumplir las metas. Y si al hacerlo, lograbamos imágenes para nuestros archivos, mejor todavía. En el collage de abajo tienen un buen ejemplo, un amanecer nublado (Para mi) y las mismas imágenes cuando se despejó el cielo para la revista.



Esta vez, la suerte y la luz se conjugaron para que lograra el objetivo y al mismo tiempo, generara un archivo de imágenes que me gratificaron lograrlos hacer. Así Sietemares y la Costa Verde representaron un reto interesante que me permitió conocer un bello lugar donde la unión del mar, la selva y la montaña se juntan para ofrecernos una aventura fotográfica maravillosa.

Para la próxima entrega seguiremos con Sietemares y el micromundo que guarda para todos sus visitantes.

Nos vemos en la próxima entrega y disfruten sus aventuras con cámaras digitales.

Saludos

Leopoldo García Berrizbeitia
Fotonaturalista

PATROCINANTES







PASEOS Y PRÁCTICAS FOTOGRÁFICAS PARA TODAS LAS EDADES
Y CÁMARAS DIGITALES










Monday, May 13, 2013

NOTAS DE CAMPO:OBJETIVO... LA VIDA EN UNA CHARCA CERCA DEL MAR (POSADA SIETEMARES)

UNA CHARCA CERCA DEL MAR

Ser un naturalista es fabuloso y encontrarnos en situaciones donde no podemos contestar preguntas, de eventos naturales que nos saltan a  la vista, NO TIENE PRECIO. Todos tenemos información fragmentada sobre la vida en la tierra y creemos saber mucho sobre ella. Sin embargo, cuando nos encontramos a dos especies de anfibios, un pez y un camaron, haciendo su vida secretamente a la vista, en un pocito de escasos tres metros cuadrados de superficie, que estaba ubicado a 30 metros sobre el nivel del mar y a 300 metros de donde llegan las olas, no nos queda mas que asombrarnos, de que cosas como esta, pasen sin ser percibidas por la mayoria de las personas. 

Es en momentos como estos, que la fotografía de la naturaleza se convierte en un medio para documentar lo que vemos. La metadata que incorpora la cámara a la imagen y las palabras claves que incluimos durante el proceso de archivar la misma, hacen que el valor de la fotografía, como documento descriptivo del evento natural, pueda ser incalculable. Llevar un registro de las especies en un área natural es muy importante y si la imagen nos ayuda a identificar lo que estamos fotografiando, su aporte al conocimiento se hace muy valioso. En estas notas de campo se logra hacer justo lo que se indica, empezar un registro de la vida que ocurre en pequeños pozos en el litoral Caribeño de Venezuela para ir construyendo un rompecabezas de la vida silvestre del lugar, hilando progresivamente, fragmentos de información de una mega imagen más grande que se llama: La historia natural de la Cordillera de la Costa de Venezuela.


EL CAMACUTO: El pequeño cuerpo de agua albergaba un jóven camarón que en Venezuela le llaman Camacuto (Macrobrachium acanthurus). Estos camarones pasan su vida adulta en los ríos de montaña ubicados en la Cordillera de las Costa de nuestro país. Los lugareños me dieron un dato muy interesante y es que cada pozo tiene su camarón adulto. Esto está basado en la observación de quienes trabajan en la zona. La pregunta de PORQUÉ puede tener un sin fin de respuestas y podríamos especular territorialidad unida a la restricción de recursos son algunas de las respuestas. El camarón de la foto es un juvenil, ya que los adultos son más grandes y tienen un color diferente. 


EL CANGREJO TERRESTRE ROJO (Gecarcinus lateralis): Este cangrejo terrestre es un buzo al reverso. Para vivir en la tierra, lejos del mar, este cangrejo es capaz de mantener agua en sus agallas, lo que le permite captar oxígeno atmosférico para respirar fuera del agua. Sin embargo, a pesar que estos cangrejos hacen vida terrestre, éstos tienen que volver al mar para depositar sus huevos para que sus larvas completen su crecimiento, como parte del plancton caribeño. luego de su vida marina estos cangrejos retornan al litoral y hacen su vida terrestre. Esto ocurre en migraciones enormes durante periodos de lluvia, cuando la humedad es lo suficientemente alta, para prever su deshidratación. Este evento me toco verlo a principios del mes de Mayo en una refugio natural que es parte del concepto de Costas Verdes de la Posada Sietemares en el litoral Varguense. Cuando las lluvias garantizaban una humedad ambiental alta, que permitiría la migración de los cangrejos sin los peligros que supone la falta de agua, las hembras van al mar con sus huevos fertilizados para desovar en forma sincronizada. Es por eso que proteger grandes extensiones de diferentes ecosistemas, contribuye a salvaguardar valores naturales importantes para cualquier región.


EL PEZ: 
Gobi de Agua Dulce
Familia Gobiidae
Género y Especie: (Sicydium punctatum)

Los peces están limitados al cuerpo de agua donde viven durante toda su existencia. Si bien es verdad que hay peces que realizan migraciones fabulosas del mar a los ríos, otros, que veranean bajo el barro, pasando enterrados y en letargo, los meses de sequía y algunos que solo viven por un año es cuerpos de agua estacionales. Encontrar un pez en un pozo pequeño de una quebrada estacional hace que el observador se pregunte: ¿que pasa cuando la quebrada se seca? ¿como llegaron los peces a la misma? ¿como aguantan los cambios de temperatura, salinidad y químicos del agua? En fin, la vida en un pozo de agua dulce es tan precaria, que son más las preguntas que las respuestas, lo que nos queda por hacer. Sin embargo, investigando sobre este pez, aprendí que se encuentra en todos los ríos que desembocan en la cuenca del Caribe. El color de los machos adultos es un azul iridicente y esto lo ha hecho muy preciado por los acuaristas. Sus huevos eclosionan en el río pero sus larvas bajan con la corriente y viven parte de su vida en el mar. Tienen sus aletas pélvicas  modificadas y forman una ventosa que les permite escalar las piedras de los causes de las quebradas por más que la corriente sea fuerte. Estos peces pueden escalar cascadas y por eso encontramos peces muy jóvenes en la quebradita. Así, que fotografiar la vida en un pocito me dió mucho trabajo para aprender sobre la fauna de un pequeño cuerpo de agua.

PARA FINALIZAR

Creemos tener respuestas de todo, sin embargo, no nos llegamos a entender como especie. Tampoco entendemos, como nos relacionamos con un entorno, el cual creemos es nuestro. Luego, los que tienen o hacen tiempo para pararse frente a un riachuelo y nos encontramos con formas de vida, que no logramos explicar, nos damos cuenta de los vacios de conocimiento que existen. Son estos momentos, en que humildemente debemos aceptar, lo mucho que desconocemos y hasta sobre que creencias basamos nuestros sistemas de valores para relacionarnos con la naturaleza. Si un pocito llega captar nuestra atención, los invito a convertirse en exploradores y documentalistas de la naturaleza, y verán, que este pequeño evento ante ustedes será un momento fabuloso e enriquesedor en sus vidas, aún cuando, se trate de observar un pedacito de naturaleza de cuatro metros cuandrados que se encuentre frente a ustedes. Si pueden, hagan fotos del mismo y en cada click quedará el registro de sus NOTAS DE CAMPO para la posteridad.

Que tengan un feliz día y nos vemos pronto.

Leopoldo García Berrizbeitia
Fotonaturalista