Nature Blogger Network

Nature Blog Network

Wednesday, March 25, 2015

NOTAS DE CAMPO: LA FOTOGRAFÍA FORENSE


Hace dos días publiqué los peligros relacionados con el uso indiscriminado de pesticidas en nuestros jardines y cultivos. A raíz de las fotografías hubo buena receptividad, pero la foto de la oruga de MONARCA muerta, que fue el impacto del artículo, fue la que reveló la verdadera causa de su desenlace y no fue víctima de insecticida, sino de algo que tiene viviendo en la tierra, mucho antes que las vida, como la conocemos, se hiciera evidente.

Oruga de mariposa Monarca sana.
 Para un investigador experto en entomología el Dr. Richard Brown, el color de la larva muerta y su posición sobre la ramita de la planta, llamada en Venezuela Coralito o Desdicha (Asclepias curassavica), le permitió diagnosticar la causa de muerte de las orugas. El asesino es representante de los Baculovirus, el virus de la Polyhedrosis Nuclear.

Oruga de Monarca que murió afectada por un Basculovirus

Se preguntarán, tal y como yo lo hice, como demonios un científico pudo hacer esto. Pues, los investigadores en las ciencias básicas son clave para el desarrollo de la humanidad. Sucede, que el VPN (acrónimo para el virus) es letal para todas las mariposas y polillas. Y al infectar a las mariposas de la seda, se convirtió en un enemigo comercial muy peligroso para los criadores de gusanos de seda del mundo. En consecuencia, había que aprender como evitar el contagio con esta enfermedad. Y fueron los biólogos los que descubrieron al patógeno. Este virus tenía la capacidad de hacer un gran daño a los criadores de gusanos de la seda, material indispensable para la industria de las telas. Durante la investigación se descubrió que los Baculovirus enfermaban a otros insectos, como a los que atacaban a plantas de gran importancia alimentaria para el hombre. Los cultivadores de tomates, algodón y maíz, quienes ven, como algunas polillas y mariposas dañan la productividad de sus cultivos se constituirían en clientes potenciales, sobre todo, si se lograba aislar especies específicas de virus para cada cultivo. En consecuencia, si se pudiera usar esta enfermedad letal, que presuntamente, solo afecta a las mariposas que se alimentan de sus respectivos cultivos, el virus sería un arma letal contra estas plagas. Por eso conté con la suerte, de que un experto en entomología conociera la enfermedad y la reconociera en la fotografía.
Es así, que una sola fotografía, vista con otros ojos, los que con adiestramiento aprenden a ver más allá que los demás, permitió detectar un virus mortal para las mariposas de nuestros jardines. Que podemos aprender de esto:

   1)   Que la fotografía, según el contexto en que se use, puede hacer bien o mal.
2)   Que hay veces que ni nos imaginamos el valor de nuestras imágenes.
3)   Que las imágenes puede y deben ser consideradas ACTIVOS O BIENES tal cual lo son nuestras cámaras, autos, casas, etc.
4)   Que las imágenes tales como paisajes, fauna, flora, arquitectura, gente, costumbrismos etc. Pueden guardar información que no conocemos.
5)   Y finalmente, que no importa como usemos nuestras imágenes o las veamos, siempre va haber alguien que ve otras cosas en ellas y que las pude usar para refutar el contexto en que la usas.

La oruga de monarca muerta es una gran lección.

Reciban un cordial saludo
Leopoldo García Berrizbeitia
Caracas, Venezuela.

P.D. Tengo el artículo en inglés de la Escuela de Agricultura de La Universidad de Cornell en donde aprendí parte de lo que comparto con ustedes.

http://www.biocontrol.entomology.cornell.edu/pathogens/baculoviruses.php

Post a Comment